miércoles, 25 de marzo de 2009

¡Calamarrrr!

Será que la hora de comer se va acercando o es que tengo demasiadas ganitas yo. Mientras algunos vayan a empezar con el desayuno, yo tendré más que digerido el almuerzo, jeje. A lo que iba... si uno visita Taiwán, una de las cosas que no pasa desapercibida, es la comida y vaya si hay puestecitos.

En concreto, en la zona de Danshui, fue donde empezamos a probar algunos de los aperitivos que nos podían ofrecer los diversos puestecitos de la zona. Y al tratarse de una zona costera, ahí es donde aparece nuestro amigo marino. De entre muchos de los puestos, llamaba la atención este por la cantidad de gente que hacía cola, y otros curiosos que no podían evitar girar la cabeza para echar un vistazo a lo que se estaba allí cocinando.



Tal y como nos comenta el cartel de la foto izquierda, nos podemos llevar 3 calamares por 100 TWD, o lo que es en euros: apenas 2€. ¿Barato o caro? yo diría que para la cantidad de calamar resultante, es un chollo y te pones las botas. Como no, compartiendo, aunque seguro que si me pongo los calamares vuelan, y no por ser glotón, sino que estaba realmente bueno, ahí con una salsita medio agridulce-medio barbacoa que le daba un toque rico, rico.

Siempre quedará elegir la opción de llevarnos tan solo 1 calamar mediano o sino, 1 grande, pero a la larga no sale mejor comprando los tres y compartirlo. Tanto nos gustó a mi novia y a mi, que a la vuelta creo recordad que pillamos otro más, un vicio la verdad.





La parrilla a rebosar de calamares, la chica no daba a basto. Y una vez bien hechito, siguiente paso en la cadena: se lo pasa a la chica de al lado que lo trocea y coloca en el correspondiente cacharrito con sus palillos, y a comerrr!!



Después de hablar de ello, los dientes largos que se le ponen a uno, jaja. Aunque también por Hong Kong se pueden encontrar puestecitos, no tan abundantes, pero para hincarle el diente a un calamar, bolitas de pescado... tengo que hablar de ello :) Que aproveche!

4 comentarios:

Albertodijo...

En Vietnam los vendedores se paseaban en bici por la ciudad vendiendo el calamar seco colgado de un palo. Ya por la pinta que tenían se te quitaban un poco las ganas, pero el olor ya terminaba de arreglarlo. Sin embargo, allí tenían bastante éxito, la gente compraba calamares y los mojaba en chili.

Javier Sampedrodijo...

@Alberto: Si fuera calamar seco, me lo pensaría. Pero este a la parrilla con su salsita, la cosa cambia.

A veces veo comer cada cosa rara, de esas secas como las que comentas. Menudos inventos, no?

Paudijo...

Para mí, una de las esencias de Asia son estos puestecitos con comida "recién" hecha. Esos aromas son inconfundibles. Una maravilla!!!

Javier Sampedrodijo...

@Pau: Hay aromas y aromas no? como decía Alberto del calamar seco de Vietnam. Cada país, cada ciudad, tiene un aroma distinto, bueno o malo, pero peculiar.

Publicar un comentario