lunes, 3 de noviembre de 2008

Cacharrerría

Las fotos hablan por si solas la verdad. Esto es lo que nos podemos encontrar paseando por Wellington Street, calle bien céntrica y en la que podemos encontrar imágenes como estas. En esta ferretería, que igual por falta de espacio o comodidad, todos los codos de tubería están atados y colgados por fuera de la tienda, además de otros utensilios varios.

Tampoco faltan plumeros y algún fonil como el que se ve en la foto.

Y lo más curioso de todo, es que llegada la noche y cuando es hora de que la tienda cierre sus puertas, todas las tuberías se queden "al fresco", y hasta la mañana siguiente. Cada vez que lo veo pienso: "lo poco que duraría en España algo así..." no creen?

2 comentarios:

Prognatisdijo...

Qué mala fama tenemos los españoles ;)

Quizás influya que los propietarios vivan en sus propias tiendas ¿no?

Javier Sampedrodijo...

Ummm, pues no sé que decirte. Todo es cuestión de educación y saber comportarse, no? :)

Publicar un comentario