viernes, 28 de noviembre de 2008

Hyde Park

Este parque situado muy pegadito al distrito financiero de Sydney Central es uno de los más grandes de la ciudad. Con igual nombre que el famoso Hyde Park de Londres, aunque no sólo es este parque sino cantidad de calles por los alrededores, por ejemplo: Liverpool y Oxford Street. Nada que ver con las calles de la ciudad londinense pero resulta curioso ver cómo han adoptado los mismos nombres.

Desde una de las esquinas del parque más concretamente en el cruce de Liverpool con Oxford podemos ver la torre de Sydney al fondo. Curiosamente esta foto no está hecha a posta, luego fue cuando me di cuenta que la torre parece como si saliera del tronco del árbol que justo estaba delante, jeje :)



En el interior del parque cabe destacar el monumento militar ANZAC memorial, dedicado en honor de las fuerzas australianas y neozelandesas que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en Turquía en la batalla de Gallipoli, más en concreto, el día 25 de abril de 1915. Fue al año siguiente en el primer aniversario cuando se decidió empezar con el monumento que quedaría terminado en 1934. Realmente imponente.


Siguiendo con nuestro paseo, nos encontramos con la fuente de Archibald. La historia detrás de esta fuente está relacionada con J.B. Archibald que era propietario y editor de la revista The Bulletin, el cual la mandó encargar a un artista francés (Francois Sicard). ¿Y por qué francés exactamente? para conmemorar la unión entre Francia y Australia durante la Primera Guerra Mundial. Fue en el año 1932 cuando fue descubierta al público por el alcalde de la ciudad, Samuel Mayer.

Lugar muy agradable para sentarse cerca de la fuente, con varios banquitos en los que disfrutar del almuerzo, más aún si el tiempo luce tan bueno como el día que estuve paseando por ahí.


Otro de los monumentos que destacan por su tamaño y belleza es la catedral de St Mary´s. Rebuscando un poco de información sobre esta catedral, centro del arzobispado católico de Sydney, nos remontamos hasta el año 1868 que fue cuando se pusieron las primeras piedras para levantar la edificación. Sin embargo, a lo largo de todos estos años el proceso fue lento, pasando de unas manos a otras. Terminando el interior, la nave central... y parece increible que fuera en el año 2000 cuando decidieron dotar a la catedral de los pináculos con los que cuenta hoy en día.

Vista desde una lateral de la nave central y la torre. Decir que el interior era una pasada, no sólo por la decoración de los vidrios de las ventanas sino también por la iluminación y la disposición de los arcos en la nave. Mereció la pena que pasarán tantos años para conseguir un resultado tan espectacular.

Espero que les haya gustado este pequeño recorrido por algunos de los rincones de este parque tan singular y sus alrededores. Ideal para una mañana de domingo o cualquier día de la semana después del trabajo, más que recomendable visitarlo.

P.D: Siento que la foto del interior no esté muy lograda. No quería tirar de flash estando dentro y no teniendo trípode se me planteaba un poco difícil. Al menos captar la esencia del interior del templo.

4 comentarios:

JoCkEydijo...

Yo he estado en el original y la verdad que es impresionante!!

Aunque este de Sidney también tiene una pinta tremenda, que envidia macho xD!

Saludos!

Albertodijo...

Anda! No me imaginaba yo que en Sidney hubiera una catedral tan imponente. Me estás descubriendo una cara de Australia que no conocía con tus posts, que bien.

Javier Sampedrodijo...

@Jockey: La de años que hace que no piso Londres y el auténtico Hyde Park, que recuerdos me trae de cuando chiquito :)

@Alberto: Ya te digo.. no me esperaba encontrar semejante catedral. Sin duda, la arquitectura en Sydney es una pasada. Ya me imagino mis amigos arquitectos por la ciudad, se les iría la vista pa todos lados, conociéndolos, jeje.

Prognatisdijo...

Tiene aire europeo, pero al parecer está lleno de asiáticos ;)

Publicar un comentario