martes, 27 de mayo de 2008

Hong Kong es planita...

Los que conozcan la ciudad ya lo sabrán por sus propios pies. ¿Te gusta caminar?... pero ¿hacia arriba? jeje. Esa a es la pregunta. Empezando por la zona de Central, ya nos encontramos las primeras cuestas, callecitas empinadas, algunas empedradas (bien cómodas), con puestecitos a un lado y a otro.

Las calles van subiendo poco a poco hacia la montaña, y es que claro, la falta de espacio, la cantidad de rascacielos y aprovechando la orografía de la isla, las callecitas son digamos, interesantes.



Sino, preguntárselo a Alberto de Vietnam, cuando estuvo de visita por aquí. Creo que los paseitos arriba y abajo, y más especialmente por la zona en la que vivo yo, plena cuesta, pues no queda otra que sacar piernas, jeje. Y claro, acostumbrado a HCMC, en moto para todos lados, no puede ser, hay que hacer ejercicio.

No quiero imaginar si te das un traspies al principio de la escalera... ¿creen que llegaría abajo rodando? aún no he querido comprobarlo, mejor ir cerca de la barandilla por lo que pueda pasar, especialmente las personas mayores. Pero no veas algunos como suben y bajan, que vitalidad!!


Calle solitaria donde las haya. La señora del paraguas al fondo la alcanzaría un poco más adelante. Hace bien en ir por la sombrita, ese día el sol estaba apretando y con la humedad, ufff, peor aún.

La verdad que tenía ganas de callejear un poquito por la zona de mi barrio. Apenas se veía gente por la calle. Al ver las ropa colgada por fuera de las casas me acordé de cuando estuve en Shanghai donde también contemplé una estampa parecida, muy chino, como no que Hong Kong también es China, aunque más a la europea.

Ya casi había alcanzado a la mujer del paraguas, aunque aún quedaban escaleras por delante, sino, aprovechando la silla en el camino, paradita de 5 minutos y a seguir pa´lante, en este caso, pa´rriba.



Curioso el mini templito que me encontré en mitad de una de las escaleras durante mi ascenso. Normalmente suelen tener estas casetitas al lado de los portales de los edificios, donde queman incienso y hacen sus correspondientes ofrendas.

Aprovecharé para un siguiente post relatar algunos de los templos escondidos entre los edificios de mi barrio. Uno nunca sabe con lo que se va a encontrar en Hong Kong...

2 comentarios:

Albertodijo...

Pues sí, vaya cuestas en toda la isla. En HCMC, aparte de la moto es que no hay una sola cuesta, todo plano.

Yo hubiera descartado tu casa por el acceso, me daría algo subir y bajar todos los días esa tremenda cuesta.

Javier Sampedrodijo...

Ahora pensandolo, a veces es algo coñazo lo de la cuestita... tienes que subir quieras o no. O bien subes por el escalator y luego llaneas o sino, vas por otra calle y luego te toca la pechada.

Pero sin ser eso, el barrio es tranquilo, bien comunicado, y "hen fangbian" = very convenient, jeje

Publicar un comentario