viernes, 13 de junio de 2008

¡Bienvenido Kyoto!

Situada en la región de Kansai, la ciudad de Kyoto (Heian Kyō) fue en su momento capital del Imperio desde 794 hasta el desplazamiento del gobierno a Tokio en 1868 cuando tuvo lugar la restauración Meiji. La ciudad, rodeada de montañas, se sitúa en la parte centro-occidental de la isla de Honshu.

En la actualidad considerada centro cultural del país por la cantidad de templos budistas, santuarios sintoístas, palacios y entre sus jardines los más famosos de Japón.

Una vez llegado a la ciudad, desde la estación de tren hasta el hostal apenas unos 10 minutos caminando. Ciudad nueva, calles nuevas = orientarse. Mapa en mano y rumbo al hostal para dejar las cosas y empezar el recorrido turístico.

Mochila y paraguas en mano en mis primeros pasos por la ciudad. Opté por dirigirme hacia la zona sur-este de la ciudad, lo más cerquita que me pillaba del hostal y de paso aprovechar para comer algo que el cuerpo lo estaba pidiendo. Me metí en un restaurante que encontré por el camino y me decidí por una bandeja con algo de sushi y unos noodles con verduras, y acompañado de té (frío, no me lo esperaba).


La cantidad de puertas de color naranja me habían llamado la atención; luego me enteraría que se tratan de Toris,un tipo de puerta tradicional japonesa que se encuentra a la entrada de un shrine ¿Y qué es esto último? pues un lugar para orar y hacer ofrendas.

En concreto, el lugar donde me encontraba era: Fushimi Inari Taisha, el cual comienza a los pies de la montaña Inari y continúa ascendiendo por distintos caminos que llevan a distintos shrines. Pasillos de toris, uno tras otro, izquierda y derecha, adentrándose más y más en el monte.


Sólo el comienzo del ascenso por la montaña y a mi paso encontrare más pistas a un lado y otro, continuar investigando el terreno hasta llegar un punto que... mejor ir bajando que sino se me hace de noche. Bastante interesante el lugar donde pude encontrar toris de todos los tamaños que los usa la gente para sus ofrendas.


También me pude encontrar estaturas de zorros (kitsune), se encuentran habitualmente en los shrine Inari y suelen llevar una llave en su boca. Los zorros están unidos al folklore japonés y se les considera que tienen habilidades mágicas, que aumentan con la edad. Una de ellas que pueden adoptar forma humana. Interesante el papel que desempeñan en la mitología japonesa... Más información

O este otro tan curioso, que en su boca tiene un tubito a modo de fuente... y en la parte baja cerca de la fuente, unos cacharritos para que uno pueda lavarse las manos o incluso beber agua, para purificarse según manda la tradición.

Cuando me vine a dar cuenta, ya habían pasado casi 2 horas entre tanto tori, kitsune, y sube-baja de montaña. El día parecía que iba a anocher pronto y no me quedaba tiempo para mucho, así que decidí irme hacia el centro de la ciudad, aunque por la hora que era, pocos templos o más bien ninguno podría ver.

Así que, el día de mañana iba a estar bien cargadito que tenía algunas visitas obligadas a algunos de los templos más famosos de Kyoto.

1 comentarios:

Benatdijo...

Vaya fotos más chulas! Por cierto, ya te purificaste bien?? Espero ansioso las fotos de "El Túnel" XD

Publicar un comentario